Los Residuos Domiciliarios son aquellos elementos, objetos o sustancias que como consecuencia de los procesos de consumo y desarrollo de actividades humanas, son desechados y/o abandonados.

Ello, como consecuencia de circunstancias sociales producto de las sucesivas crisis económicas, del colapso de los rellenos sanitarios y  de prácticas extendidas tales como el abandono de residuos en predios sin control (basurales a cielo abierto) y quema de residuos.

Resulta imperioso encontrar soluciones a esta problemática, en la medida que la generación de residuos resulta una fuente permanente de contaminación ambiental y se constituye en un factor de riesgo para la población.

Existen variados procedimientos, científicamente comprobados, establecidos y aceptados para proceder a la disposición no lesiva de los RSU y para proceder a su re-utilización o reciclado. Sin embargo, el problema subsiste.

Nuestra vocación pasa por reconocer la gravedad del mismo y propender a la adopción inmediata de técnicas, procedimientos o alternativas orientadas al paradigma de “basura 0” que, entendemos, no puede reducirse a una mera aspiración, sino que debe constituir una realidad tangible.

Los Residuos Sólidos Urbanos (RSU)

Los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) son los que se originan en la actividad doméstica y comercial de ciudades y pueblos. En los países desarrollados en los que cada vez se usan más envases, papel, y en los que la cultura de “usar y tirar” se ha extendido a todo tipo de bienes de consumo, las cantidades de basura que se generan han ido creciendo hasta llegar a cifras muy altas.

Los residuos producidos por los habitantes urbanos comprenden basura, muebles y electrodomésticos viejos, embalajes y desperdicios de la actividad comercial, restos del cuidado de los jardines, la limpieza de las calles, etc. El grupo más voluminoso es el de las basuras domésticas.

La basura suele estar compuesta por:

  • Materia orgánica – Son los restos procedentes de la limpieza o la preparación de los alimentos junto la comida que sobra.
  • Papel y cartón – Periódicos, revistas, publicidad, cajas y embalajes, etc.
  • Plásticos – Botellas, bolsas, embalajes, platos, vasos y cubiertos desechables, etc.
  • Vidrio – Botellas, frascos diversos, vajilla rota, etc.
  • Metales – Latas, botes, etc.
  • Otros.

En las zonas más desarrolladas la cantidad de papel y cartón es más alta, constituyendo alrededor de un tercio de la basura, seguida por la materia orgánica y el resto. En cambio si el país está menos desarrollado la cantidad de materia orgánica es mayor -hasta las tres cuartas partes en los países en vías de desarrollo- y mucho menor la de papeles, plásticos, vidrio y metales

La generación de residuos sólidos urbanos es uno de los grandes desafíos de la gestión ambiental urbana en un área metropolitana. La existencia de basurales a cielo abierto es uno de los motivos que más origina problemas de salud en nuestro país, sólo superado por la falta de acceso al agua corriente y cloacas.

En el marco del “Plan Estratégico Industrial 2020” impulsado por el Gobierno Nacional, la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) se presenta como una intervención transversal, aportando soluciones a la problemática de los residuos domiciliarios y al mismo tiempo impulsando acciones que contribuyan al agregado de valor de los materiales recuperados.

Los residuos y la biomasa constituyen una fuente potencial creciente de energía para reemplazar aquella proveniente de los Hidrocarburos. Es el futuro del suministro descentralizado de energía, mediante el aprovechamiento de fuentes renovables.

Los materiales apropiados constituyen biomasas renovables tales como residuos de maderas y plantas, pero también residuos sólidos urbanos, domésticos e industriales tales como plásticos, y desechos vegetales y animales, aceites usados u otros materiales residuales orgánicos. Todos ellos son recursos preciados por su valor energético.

Por otro lado, en todo el mundo, los vertederos están sobrepasando su capacidad y debido a las restricciones ambientales, leyes de zonificación, y otros aspectos regulatorios y sociales, que no constituyen una opción. Mientras tanto, los residuos urbanos continúan fluyendo en mayor volumen. El manejo del flujo de residuos es la gran problemática para la mayoría de los municipios.

Los problemas asociados a los residuos sólidos urbanos son de naturaleza compleja, e  involucran cuestiones ambientales, sociales, económicas e institucionales.

Responsable de Residuos Sólidos Urbanos